Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 21 Abril 2016 21:42

Supervisión más minuciosa del sector bancario español

Ámbito: Mercantil

Fuente: (El País, 21-04-2016)

Otro de los temas principales del discurso de José María Roldán, que fue director general de Regulación del Banco de España, fue la supervisión. Y lanzó un claro mensaje de advertencia de uno de los "peligros" que vive el sistema. En su opinión, el actual entorno de tipos "puede además llevar inherente, para algunos bancos con problemas en su modelo de negocio, la tentación de una huida hacia adelante. Esto es, algunas entidades que se encuentren en esa situación pueden sentirse tentadas a asumir riesgo de crédito sin un adecuado control del mismo".

Para controlar a estos bancos peligrosos, Roldán cree que "la respuesta adecuada no debe ser aumentar las exigencias a todo el sector (mediante medidas macroprudenciales), sino emplear los instrumentos tradicionales de supervisión para frenar esa inapropiada asunción de riesgos por aquellos bancos que no estén leyendo el mapa de riesgos de manera adecuada".

Para evitar que queden dudas, Roldán dejó claro que el responsable de realizar esta tarea discriminatoria es "el supervisor, el Mecanismo Único de Supervisión, que debe actuar cuando los gestores de un banco concreto siguen políticas comerciales y de gestión de riesgo erróneas. El comportamiento en manada solo se produce cuando no se penaliza la asunción de riesgos excesiva por parte de los primeros agentes que se separan del grupo", concluyó, recordando una de las causas de la reciente crisis financiera mundial.

En tercer lugar, Roldán abogó por la subida de tipos de interés, ya que cree que la situación actual perjudica a la banca, pero también frena la recuperación económica. "La normalización de la curva de tipos de interés, un hecho que, cuando se produzca, será una magnífica noticia para el sector bancario, pero también para la economía en general. No podemos ignorar la paradoja actual: a los bancos se les exige prudencia, es decir, control de los riesgos, pero por otra parte, la instrumentación de la política monetaria incentiva a esos mismos bancos a asumir más riesgo, lo que resulta contradictorio y, por qué no decirlo, desconcertante".

FacebookTwitterLinkedin