Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 04 Febrero 2014 00:00

Tributación de participaciones preferentes

En fecha 29 de octubre de 2013, la Dirección General de Tributos ha evacuado

una Consulta Vinculante sobre la tributación de las Participaciones Preferentes

en el caso de haberlas transformado en acciones del propio banco donde se

suscribieron y, además, se haya recibido una cantidad económica adicional a las

acciones recibidas. Dado que esta casuística ha sido muy extendida entre los

clientes de las diferentes entidades financieras, y dada la importancia de la

consecuencia fiscal, hemos creído conveniente hacer una breve exposición de

esta Consulta Vinculante por si puede tener consecuencias en su declaración de

renta del ejercicio 2013 ó siguientes.

 

El cuerpo de la Consulta es:

 

La consultante suscribió en 2007 unas Participaciones Preferentes emitidas por

una filial de un banco español. Durante el ejercicio 2012, de acuerdo con las

condiciones de emisión, se produjo la conversión de dichos valores por acciones

del propio banco, la cual le originó un rendimiento negativo del capital

mobiliario que computó en su declaración de renta del 2012, al ser el valor de

cotización de las acciones en el momento de la conversión inferior a la inversión

realizada.

Puesto que la consultante creía haber adquirido un producto (las

Participaciones Preferentes) cuya inversión podía recuperar en su totalidad en

cualquier momento, y no siendo así, ésta había presentado a principios del 2012

una reclamación al banco, alegando haber recibido información incorrecta.

Finalmente, en 2013, en resolución de dicha reclamación, llegó a un acuerdo con

el banco mediante el cual éste abona a la consultante una cantidad adicional a

las acciones recibidas. Dicha cantidad es inferior a la renta negativa originada

en el momento de la conversión.

La cuestión que se plantea, y a la que responde la Dirección General de

Tributos, es cuál es la calificación tributaria en el IRPF de la cantidad recibida

del banco en 2013, y período impositivo al que debe imputarse.

 

La contestación de la Dirección General de Tributos es:

 

La conversión de las Participaciones Preferentes en acciones en 2012 habrá

generado un rendimiento de capital mobiliario (en este caso negativo), que

vendrá determinado por la diferencia entre el valor de conversión (será el de

cotización de las acciones del banco en el momento de la conversión), y el valor

de adquisición de las Participaciones Preferentes, el cual se imputa en el

ejercicio en que se realizó la conversión (2012).

Por otra parte, la cuantía total satisfecha por la entidad de crédito, inferior a la

inversión efectuada, no se ha realizado en un mismo momento, sino que

primero se ha efectuado la conversión, entregándose las acciones y,

posteriormente, en virtud de reclamación del cliente y a consecuencia de no

haberse recuperado el importe total de la inversión, el banco le abona una

cantidad adicional a la que deriva de la operación de conversión. Por tanto, esta

cantidad adicional no forma parte del valor de conversión, y se califica de

rendimiento del capital mobiliario, debiendo imputarse al período

impositivo en que se haya producido su exigibilidad, que será el año en que

se ha llegado al acuerdo con la entidad de crédito (en este caso 2013).

 

Conclusión:

 

Como se ha expuesto en esta circular, si usted o alguien allegado a usted, ha

estado en esta circunstancia durante el 2013, deberá tener bien detallada la

operación realizada con su entidad financiera para poder hacer la declaración

de IRPF correctamente.

FacebookTwitterLinkedin