Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 30 Octubre 2014 00:00

Planes de pensiones y reforma fiscal

Comparamos la tributación en el ejercicio 2014 y en el ejercicio 2015 de las aportaciones a un plan de pensiones así como el rescate del mismo 

 

Los planes de pensiones y otros sistemas de previsión social han sufrido varios cambios con la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 enero de 2015, tanto en las aportaciones como en el rescate. 

 

Arturo, de 64 años y rendimientos netos del trabajo de 50.000 euros, tiene por costumbre desde el año 2004, aportar a un plan de pensiones una cantidad todos los años y quiere saber en qué medida le va a afectar la reforma fiscal. 

 

¿Qué cambiará con la reforma fiscal? 

 

Debe saber Arturo que dicha reforma prevista limita las aportaciones que pueden realizarse a un plan de pensiones a 8.000 euros anuales máximos. Además la deducibilidad fiscal está limitada por esa aportación máxima con el límite del 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas, eliminando el límite mayor que existía antes para mayores de 50 años. 

 

Hasta ahora, podía reducir en su base imponible las aportaciones realizadas siempre que el conjunto de las anuales no superaran la cantidad de 10.000 euros anuales o de 12.500 euros en el caso de mayores de 50 años, con el límite del 30% o del 50% para contribuyentes mayores de 50 años, de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio. 

 

Por otra parte, en lo relativo al rescate, éste tiene la consideración de rendimiento de trabajo, en cualquiera de las modalidades en que este se produzca o por cualquier contingencia cubierta por los mismos y cualquiera que sea la forma de cobro de la prestación, bien sea en forma de renta, capital o en forma mixta, renta y capital. 

 

En este sentido, siempre será más conveniente el rescate en el ejercicio 2015 que en el 2014, en la medida en que los tipos a los que tributará la base imponible general oscilan para el 2014 entre el 24,75 y el 52%, para el 2015 entre el 20% y el 47% y para el 2016 entre el 19% y el 45% 

 

Ahora bien, así como la aportación es voluntaria, el rescate no lo es, por lo que sólo podría plantearse la opción de rescate si se produjera alguna de las contingencias que lo permiten. En este sentido el Proyecto incorpora una novedad, la posibilidad de rescate a partir del décimo año, si bien, en el caso de las aportaciones hechas antes de 2015 el dinero no puede sacarse antes de enero de 2025. 

 

Por otra parte, se mantiene en el Proyecto la posibilidad de aplicar la reducción del 40% para el rescate en forma de capital para las aportaciones realizadas antes de 2007, si bien se introduce la cautela de que sólo resulta aplicable si se saca el dinero en el ejercicio en que se jubiló el inversor o en los dos años siguientes. Se prevé un régimen transitorio para aquellos que se hayan jubilado entre 2011 y 2014, que tienen de plazo ocho ejercicios desde la fecha de su jubilación para rescatar el plan con dicho beneficio fiscal y para los que se hayan jubilado antes de 2011, que pueden aplicar la reducción si recuperan el dinero antes del 31 de diciembre de 2018. 

 

Tributación de las aportaciones antes y después de la reforma 

 

Hacemos una simulación de cuál sería su tributación antes y después de la entrada en vigor de la reforma prevista, haciendo abstracción del resto de componentes del IPRF y partiendo de la base de que las circunstancias son las mismas: 

 

Hasta el 31-12-2014 

Desde el 1-1-2015 

Podría aportar 12.500 € 

Base liquidable: 37.500 € 

Cuota íntegra: 11.699,22 € 

Podría aportar 8.000 € 

Base liquidable: 42.200 € 

Cuota íntegra: 11.825,5 € 

 

Se ve que en similares circunstancias, el contribuyente tendrá que pagar más IPRF al ver limitada su aportación, aunque en este caso se ve muy minorada la diferencia por la bajada de los tipos que gravan la base liquidable en 2015 que hemos comentado. 

 

Tributación del rescate antes y después de la reforma 

 

Suponiendo que Arturo cumpla 65 años en 2014, se jubile y proceda al rescate, vamos a ver la diferencia de tributación entre su jubilación y rescate en 2014 o en 2015. 

 

Aceptando que el resto de rendimientos netos suman un total de 50.000 euros, y haciendo abstracción del resto de circunstancias, si rescata 30.000 euros, de los cuales 15.000 se corresponden con aportaciones anteriores al 1 de enero de 2007, la diferencia de tributación entre el rescate en 2014 y el rescate en 2015 sería la siguiente: 

 

Rescate hasta 31-12-2014 

Rescate desde 1-1-2015 

Aportación anterior a 1-1-2007: 15.000 € 

Reducción 40%: - 6.000 

Importe que tributa: 9.000 

Aportación posterior a 1-1-2007: 15.000 € 

Importe que tributa: 15.000 

Cantidad a integrar: 24.000 € 

Resto rendimientos: 50.000 € 

Total base liquidable: 74.000 € 

La cuota íntegra sería 31.041,51 

El tipo marginal sería del 47% 

Aportación anterior a 1-1-2007: 15.000 € 

Reducción 40%: - 6.000 

Importe que tributa: 9.000 

Aportación posterior a 1-1-2007: 15.000 € 

Importe que tributa: 15.000 

Cantidad a integrar: 24.000 

Resto rendimientos: 50.000 € 

Total base liquidable: 74.000 € 

La cuota íntegra sería 29.980 

El tipo marginal sería del 47% 

 

En el ejemplo puede verse cómo la cuota íntegra es más baja en el rescate a partir del 1-1-2015, por la bajada de tipos y de tramos, aun cuando el tipo marginal o el tipo al que tributa cada euro adicional de base, es el mismo, por cuanto en la reforma se prevé que el tipo marginal máximo para el 2015 sea del 47% a partir de una base imponible de 60.000, mientras que en la tabla en vigor para 2014 el tipo marginal por encima de 53.407 euros sí es del 47% pero hay otro del 49% por encima de 120.000 euros, del 51% por encima de 175.000 euros y del 52% por encima de 300.000 euros. 

FacebookTwitterLinkedin